MILAGROSAS

La Medalla de la Milagrosa, una de nuestras favoritas y que tanto quería la Madre Teresa.

Ella, que siempre iba dando estas medallas a todos, también la utilizó para 'reservar' terrenos cuando quiso uno para construir la primera Catedral de Tirana, y por eso y desde entonces hay costumbre, sobre todo en casas de campo, de enterrar una medallita de la milagrosa en la entrada de casa, para que la cuide y proteja.